Aquí te dejo algunos ejercicios de respiración que puedes hacer antes de trabajar para relajarte y concentrarte:

  1. Respiración abdominal: Siéntate con la espalda recta y las manos sobre el abdomen. Inhala profundamente por la nariz y siente cómo tu abdomen se expande. Exhala lentamente por la boca y siente cómo tu abdomen se contrae. Repite este proceso varias veces, concentrándote en tu respiración y tratando de relajarte.
  2. Respiración de conteo: Siéntate o párate en una posición cómoda. Inhala profundamente por la nariz durante 4 segundos. Mantén la respiración durante otros 4 segundos. Exhala lentamente por la boca durante otros 4 segundos. Espera otros 4 segundos antes de comenzar a inhalar de nuevo. Repite el proceso varias veces.
  3. Respiración de nariz alterna: Siéntate cómodamente y coloca la mano izquierda sobre tu rodilla izquierda. Levanta tu mano derecha y dobla el dedo índice y el dedo medio hacia tu palma. Cierra la fosa nasal derecha con el dedo pulgar derecho e inhala profundamente por la fosa nasal izquierda. Cierra la fosa nasal izquierda con el dedo anular derecho y suelta el pulgar para exhalar por la fosa nasal derecha. Repite el proceso varias veces, alternando las fosas nasales.
  4. Respiración de relajación progresiva: Siéntate cómodamente y cierra los ojos. Comienza a inhalar profundamente por la nariz y luego exhala lentamente por la boca, soltando toda la tensión de tu cuerpo. Continúa respirando de esta manera, centrándote en relajar cada músculo de tu cuerpo a medida que exhales.

La respiración es una herramienta poderosa para reducir el estrés y la ansiedad, y para aumentar la concentración y la energía. Prueba estos ejercicios y encuentra el que más te funcione.

Con aprecio, David Quiza.