Siempre hice ejercicio por querer tener un cuerpo de atleta de alto rendimiento y con el paso del tiempo me desilusionaba por que no obtenia los resultados que deseaba.

Luego me tuve una lesión en la columna vertebral y por mas de un año dejé de hacer ejercicio, engordé y me sentía lento, sin ganas de hacer nada.

Gracias a Dios después de una larga recuperación pude regresar al ejercicio, ahora lo hago por gusto, por disfrutar el momento de cada repetición y no me presiono como cuando era más jóven.

Lo gracioso a todo esto es que vino la cuarentena y seguí con la rutina de GYM en mi casa hasta lograr resultados que en mi vida había tenido y lo mejor de todo esto es que lo hago relajado, por amor a ejercitar cada fibra muscular de mi cuerpo.

Te invito a realizar ejercicio, por tu bien, para que estés sano y verás que al final todo cambiará por añadidura.

Deja una respuesta