En primer lugar debemos ser conscientes de que el trabajo no es nada más que otro sistema o grupo del que como individuos somos parte, simplemente otro escenario de la experiencia vital humana.

Como tal, requerirá que asumamos un rol, unas responsabilidades y desarrollemos determinadas habilidades y capacidades. Estas, nos permitirán adaptarnos al sistema de grupo para poder contribuir al objetivo final de la organización sin poner en juego nuestro bienestar.

Tal como ocurre en cualquier otro contexto relacional (familia, amigos), en el trabajo nos enfrentaremos a situaciones que nos agradarán más y a otras que preferiríamos poder evitar.

“El conflicto es el comienzo de la conciencia”

Esther Harding

Tendremos la oportunidad de construir relaciones por gusto e interés propio, pero también necesitaremos saber gestionar aquellas relaciones que debemos mantener para poder ejercer nuestro trabajo de una manera más agradable y eficaz.

La felicidad en el trabajo y en la vida es una decisión
Para poder tener felicidad en el trabajo debemos dejar de concebir la felicidad como un fin, para empezar a pensarla como una actitud con la que debemos recorrer el camino.

La felicidad es un estado del ser en el que se abandonan expectativas y condicionamientos y se permite trascender esas polaridades, aprendiendo a vivir en continuo balance entre los opuestos.

odo lo que nos irrita de los demás, nos puede ayudar a entendernos a nosotros mismos” 

Carl Jung 

Mis mejores deseos:

David Quiza

Deja una respuesta