Permíteme platicarte antes sobre el estoicismo.

El estoicismo es una antigua filosofía fundada en Grecia y ha perdurado a lo largo de los siglos como una guía para afrontar los desafíos de la vida con calma, serenidad y autodisciplina.

Pero algo que he notado en estas época, es la percepción marcada de la disminución en la aplicación y apreciación de los principios estoicos, recuerdo que mis padres me enseñaban (aparte de ética y civismo) las bases del estoicismo y me gustaría hablar de ello.

Hoy en día he notado muchas publicaciones en redes sociales, donde la sociedad está inmersa en una cultura de consumo desenfrenado y una búsqueda constante de gratificación y felicidad instantánea .

Ahora bien, el estoicismo que enfatiza el control sobre los deseos y la aceptación de lo que no se puede cambiar, choca con esta mentalidad de buscar la satisfacción inmediata, evitando cualquier molestia o dificultad, lo que contradice el enfoque estoico de afrontar la adversidad con valentía y paciencia.

Como te dije anteriormente, las redes sociales han traído consigo una nueva forma de interacción social, pero también han fomentado la comparación constante con los demás, la felicidad instantánea, el que no tienes que ganarte las cosas y si estas triste mantente así, en lugar de aceptar nuestra vida tal como es, nos comparamos con la vida en apariencia más perfecta de los demás.

Todo esto lleva a la insatisfacción y la búsqueda desesperada de la aprobación externa (como likes o comentarios de los demás), lo que aleja aún más a las personas del enfoque estoico de encontrar la felicidad dentro de uno mismo y no depender de factores externos.

He notado también que se alienta a las personas a expresar y vivir sus emociones de manera abierta y sin restricciones. Aunque es saludable reconocer y gestionar las emociones, el estoicismo nos enseña que ceder constantemente a las emociones puede llevar a decisiones impulsivas y poco sabias.

En lugar de buscar la tranquilidad y la sabiduría, la sociedad moderna ha abrazado el sentimentalismo como una muestra de autenticidad, dejando de lado la importancia del autodominio y la serenidad emocional.

El estoicismo, una filosofía que alguna vez fue una guía para enfrentar la vida con calma y sabiduría, está siendo relegado en la sociedad actual debido a diversos factores culturales y sociales(como algunos antes mencionados).

La cultura del consumo, las redes sociales, la búsqueda de gratificación instantánea y la evasión del sufrimiento están socavando los principios estoicos que abogaban por la autodisciplina, la serenidad emocional y la autorresponsabilidad.

Ahora bien, es importante recordar que el estoicismo todavía tiene mucho que ofrecer en el mundo contemporáneo, ya que sus enseñanzas pueden proporcionar herramientas valiosas para afrontar los desafíos y encontrar un sentido más profundo de paz interior y bienestar duradero.

Mis mejores deseos de tu David Quiza.