Todos pasamos por momentos confusos, en los que la cabeza arroja mil preguntas que no sabemos responder. Sin embargo, siempre pensamos que esto es malo cuando de hecho puede llegar a ser todo lo contrario.

El punto es:

Sí, está bien no estar bien todo el tiempo.

No, no es para nada extraño sentirse con ansiedad.

Sí, todos fracasamos en algún punto.

No, no debes dejar que eso te detenga.

Sí, es mucho más valioso aprender y seguir intentando.

Sí, todos tenemos el poder de cambiar el mundo y, ¿sabes qué es lo mejor? que es posible comenzando por cambiarnos a nosotros mismos y esforzamos por ser mejor día tras día.

Recuerda, todo es posible si nunca paras de aprender.

Deja una respuesta