Si, hoy está de moda el to do list y si, yo también lo he aplicado y sabes algo que llegue como conclusión?

Que es agobiante esta lista, me refiero a que cuando terminas tu día y no terminaste tu lista de actividades sientes como una impotencia del no teriminarlas y noté que esto no es del todo un buen estado de ánimo.

Dejar de tratar de ser productivo es una primicia que tengo en mente, no me refiero a ser un flojo y dejar a donde la marea quiera llevarme, así que déjame explicarme.

Es suficientemente difícil ser productivo en los mejores momentos, mucho más cuando estamos en una crisis global. La idea de que ahora tenemos mucho más tiempo disponible es una fantasía. Estamos en casa porque tenemos que estar en casa y tenemos mucha menos atención porque estamos experimentando demasiadas cosas”. Lorenz cita a varias personas que tenían grandes expectativas respecto a sus potenciales logros durante la crisis antes de llegar a aceptar que hay que “tratar de estar satisfechos sólo con existir

legué a entender el peligro inherente de las listas de lo que hay que hacer. Por su misma definición, ellas se concentran en lo que no hemos hecho, en vez de celebrar lo que sí logramos. Al mirar constantemente nuestra lista de cosas por hacer y pensar qué tenemos que hacer a continuación, perdemos de vista nuestros logros y no notamos nuestro progreso. Al fin del día puedes sentirte improductivo y agobiado por lo que no has hecho, en vez de estar orgulloso de lo que hiciste.

Las listas de las cosas que hay que hacer se concentran en lo que no hemos logrado, en vez de celebrar lo que sí logramos.

Asi que haz una lista en la noche de todas las cosas que hiciste para crear una energía positiva para alentarnos a lograr aún mas.

Deja una respuesta