david QUIZA

¿Cómo aumentar esa autoestima cuando estamos bajoneados?

Te seré honesto, no hay un método mágico, tampoco existe la píldora para mejorar la autoestima, pero sí es muy necesario trabajar sobre uno mismo para conseguirlo.

Esta en uno donde podemos conseguir aumentar la autoestima. Se trata de un proceso diario en el que el objetivo será aprender a quererse a sí mismo. El resultado, la mejora de la autoestima. 

Estas son algunas de las claves en las que te puedes ayudar para conseguirlo.

1. BUSCA Y ENCUENTRA EL ORIGEN DE TU BAJA AUTOESTIMA

El primer paso para mejorar la autoestima es buscar su origen, la raíz de esos miedos.

Una buena forma es preguntarte el por qué hasta llegar a un nivel muy profundo.

Por ejemplo, si tienes miedo a montar tu propio negocio, busca las razones más profundas.

¿Por qué tengo miedo de dejar mi trabajo y montar mi propio negocio? Porque creo que no me va a ir bien.

¿Por qué creo que no me va a ir bien? Porque no soy bueno en mi trabajo.

¿Por qué creo que no soy bueno en mi trabajo? Porque en el actual nunca me han ascendido y no me han permitido demostrar lo que puedo hacer.

Bien, ahí lo tienes. Ya has identificado cuál es el origen de tus temores. Ahora ya puedes planear cómo darle la vuelta a la situación.

2. NO TE AUTO CASTIGUES NI MACHAQUES

Nadie es perfecto, eso grábatelo. Y, como tal, tenemos que aceptarnos y ser realistas con lo que somos, con nuestras virtudes y defectos.

La clave está en valorar lo que hacemos bien, aceptar las que no hacemos tan bien y aprender.

Somos nosotros mismos los primeros que tenemos que poner en valor nuestras virtudes.

Así que piensa y analiza cuáles son tus fortalezas y aférrate a ellas.

3. CONVIERTE TUS PENSAMIENTOS NEGATIVOS EN RESPUESTAS RACIONALES

Nuestras experiencias forman nuestra percepción. Y cuando nuestra autoestima se tambalea hace que nos convirtamos en un duro e implacable crítico, despreciando lo que hemos conseguido y revolviéndonos en los errores.

Este tipo de pensamientos es irracional: nos lleva al peor de los escenarios, a la más dura de las consecuencias. Incluso cuando no existen razones objetivas para obtener esa conclusión.

Así que debes poner en cuestión esos pensamientos irracionales, que no se sostienen sobre una base real y hacer que el razonamiento objetivo los derrote.

Para conseguirlo, primero debes identificar las situaciones en las que aparecen y analizar qué te dicen: ¿cómo interpretas esas situaciones? ¿qué te hacen sentir?

Reconocer las emociones que te provocan es el primer paso para eliminar el poder que ejercen sobre ti.

Como segundo paso tienes que racionalizar esos pensamientos negativos irracionales. Y para ello te puedes hacer preguntas como: 

¿Estás seguro de que eso que piensas va a ocurrir? 

Y si ocurriera, ¿cómo estarás dentro de un tiempo?

Si fuera otra persona la que viviera esa situación y te lo contara, ¿qué le dirías?

La percepción cambia cuando nos abstraemos de esa idea propia y lo vemos de una forma objetiva. 

4. TOMA ACCIÓN, AUNQUE PUEDAS FRACASAR

Cuando tenemos miedo y tememos enfrentarnos a algo la salida más fácil es no hacerlo, no pasar a la acción.

Pero esto es una trampa que nos hacemos a nosotros mismos. 

Porque precisamente el enemigo de la baja autoestima es no hacer nada. 

En realidad, la autoestima depende de actuar, de hacer las cosas, de enfrentarnos a lo que nos da miedo.

Cuando te enfrentas a esas situaciones, la autoestima aumenta. Porque estás dando un paso adelante.

Así que recuerda esto en los momentos de bajón porque es una de las claves para lograr mejorar la autoestima.

Mis mejores deseos, David Quiza.

Deja una respuesta