Razones para que cada uno siga por su lado

Llegar a la sedición de terminar una relación puede ser difícil, sobre todo cuando hay razones para seguir adelante. A menudo las relaciones no son blanco o negro, y las áreas grises llevan a que poner fin sea bastante confuso. Saber cuándo es el momento correcto para despedirse puede salvarnos de mantener una relación prolongada cuando no se trata de la persona correcta, y soportar todo el dolor de cabeza y el sufrimiento que resulta de seguir intentándolo demasiado tiempo.

Toma en cuenta estas situaciones en que parece que todo está bien, pero que puede ser posible que sea el momento de poner fin a la relación.

A veces de antemanos sabemos es la persona adecuada. Tienes una lista de razones para terminar la relación, pero a pesar de eso siguen juntos. ¿Por qué? Quizás porque no deseas comenzar nuevamente el proceso de las citas. Tal vez no tienes ningún otro prospecto. Puede ser que tengas demasiado miedo de un futuro incierto o que te de pereza ponerle fin a la relación. Cualquiera sea la razón, si sabes que deberías ponerle un cierre, ¡hazlo! Respira profundo y despídete.

No tienen ninguna conexión y no avanza. ¿Te encuentras atascado con alguien porque tenías la esperanza de que surgiría una conexión? Yo pienso que esa es la manera correcta de salir en citas: salir con optimismo y saber que una conexión puede crecer. Pero a veces simplemente no ocurre. Después de cinco citas sientes lo mismo que después de la primera. Si la conexión no cambió demasiado después de la primera cita, llegó el momento de pensar si ya dedicaste suficiente esfuerzo tratando de construir algo o si tienes que intentarlo una vez más antes de decir adiós. Asegúrate de que realmente lo has intentado, para que al separarte estés seguro de haber hecho todo lo posible.

Los padres son sabios, tu familia o amigos lo conocieron y están realmente preocupados. No es necesario que a toda tu familia y a todos tus amigos les agrade la persona con la que sales. Pero si la mayoría tiene serias preocupaciones, vale la pena que lo examines objetivamente y consideres lo que te dicen. ¿Les preocupa que es una persona controladora o manipulativa? ¿Temen que dejas de ser tú mismo o que actúas diferente desde que tienes esa relación? ¿Piensan que se aprovecha de ti? Evalúa sus puntos y decide si son válidos. Si es así, presta atención a las señales de alarma. Tómate suficiente tiempo para evaluar a la otra persona y a esa relación, y luego toma la decisión de seguir adelante o ponerle fin.

Haz una introspección, es tiempo de seguir adelante.

Deja una respuesta