Ver a Dios en todas partes, en todo momento.

Hoy en día son momentos tan difíciles que esta pasando la humanidad y la mejor forma de ayudar es estar alejados. Por ahí algunos empresarios dirán que la economía se detiene y que de la economía comen la gente con todo esto empiezan a difundir terror en las personas.

Ahora bien, no olvidemos a Dios, el esta siempre con nosotros, en toda tribulación, en todo momento, no olvidemos que nunca estaremos solos, Dios se manifiesta a través de los Médicos, Enfermeras, Voluntarios, Trabajadores de Limpieza, personal Administrativo todos ellos y más son ángeles que están dispuestas a preocuparse.

Así también aquellos que hacen donaciones, ayudan al prójimo con actividades, con comida, al vulnerable con actos de bondad, esta actitud de cooperación y colaboración, estos gestos de entrega de hecho son expresiones de Divinidad, vienen del espíritu de Dios que se encuentra en cada uno de nosotros.

Dios también se encuentra en las bendiciones que Él continúa brindándonos, incluso en esta época difícil. Podemos encontrarlo en la tecnología que nos permite mantenernos en contacto, las videoconferencias que unen a cientos de personas en distintos lugares del mundo. Lo podemos encontrar en las aplicaciones, los sitios web y los e-mails.

A Dios podemos encontrarlo en el amanecer, en el ocaso del sol, hasta Dios está en cada respiro, en cada latido de nuestro corazon.

Este virus debe recordarnos que no hay nada ordinario,  todo es obra de Dios.

Seamos agradecidos, contemplemos cada obra de él, pues esta cuarentena nos ha servido a detenernos, ver, sentir, apreciar lo que estábamos dejando pasar.

Deja una respuesta