Desde que llegó el COVID cambié mi rutina de vida, comencé a cuidar mis salidas, usar cubre bocas, el famoso gel, lavarme las manos aún mas seguido hasta la forma de saludar a las demás personas.

Todo esto me ayudó a no enfermarme, mientras a mis alrededores las demás personas se contagiaban y estaban algunas graves, llegué a perder familiares por lo fuerte que les dio y por mi parte me puse las vacunas para estar protegido en caso de que me contagiara.

Un junio 9 del 2022, comencé con los síntomas del covid, realmente no sabía como me contagié, dado que no salgo a reuniones y todas mis juntas eran de forma remota y cuando tenía alguna actividad o servicio mantenía los mismos cuidados como en el día 1.

Lo interesante es que no se como me contagié, pero me dio muy fuerte, por poco terminaba hospitalizado. Algunas personas me dijeron que ya tenía que tocarme, pero más allá de esto lo veo de la siguiente forma:

1.- Valorar la salud, valorar el salir y poder vivir día con día, disfrutar de la naturaleza, del comer, del poder tener todos tus sentidos activos.

2.- Valorar a tu familia, esa que estuvo contigo en las malas y amistades que se enteraron y estuvieron al pendiente.

Te comparto esta anécdota para que veas la vida de otra manera, agradece dado que todo lo que hacemos son Bendiciones, el respirar, beber una taza de café, comer, hablar, sentir, etcétera.

Deja tu rutina y vive mas, mejora día con día aprende y pule esos puntos débiles que tienes, es tiempo de darle un cambio a tu vida, es tiempo aquí y ahora de comenzar una nueva etapa.

Mis mejores deseos.

David Quiza.

Deja una respuesta