¡Si vives sin dar tu máximo, sin explotar ese potencial que llevas por añadidura no llegarás ni siquiera a la mitad de todo lo que podrías lograr!

Recuerdo cuando era pequeño, me habían inscrito al Taeknowdo. Tan solo tenía 6 años de edad y me encantaba, era tan bueno que mi Sensei me ponía a combatir con oponentes de niveles superiores y no podía esperar a que llegara mi día y hora de entrenamiento.

Luego conocí otra arte marcial y dejé la anterior y comencé con la otra, mas tarde conocí el fútbol y me enamore, posteriormente al baloncesto y también tuvo su época y así estuve no solamente en los deportes si en todo lo que hacía en mi vida, nunca me enfocaba al 110{2feccdd4b8821cc6d814cd6be45472d049197c3cad4d9a81c0f20719caa8d1b8} en una cosa por que perdía el enfoque continuamente.

Al analizar todo esto, pude entender hoy en día que (hasta es irónico), que me esforcé mucho en todo, trabajaba duramente y fuera de horario lo perfeccionaba pero como perdía el enfoque cambiaba y cambiaba y en lo nuevo que tomaba era empezar desde cero y esto fue obstaculizando mi avance y siempre era un principiante en todo, sin importar el talento que llevaba.

Ahora bien, la mayoría de las personas cambiamos de prioridades. Aquello que era importante en ese momento pasa a tercer plano, cuando eres un niño los deportes te interesan mucho, mas tarde quieres ser el popular de grupo, luego sacar buenas notas para entrar a una buena Universidad, trabajar, tener un automóvil, etcétera (por dar un ejemplo).

A lo largo de la vida, lo que es preciado y codiciado en una etapa se vuelve devaluado y despreciado cuando las nuevas prioridades llegan. Las prioridades cambian constantemente y el resultado de esto es que mientras a alguien quizá le vaya bien en cada etapa de su vida, la totalidad de lo que logró puede no sumar mucho ya que vuelves a empezar desde cero.

¿Hacia Donde te Diriges?

(Antes que nada, no se me mal interprete, no pienso hablar de éxito en cuestión monetaria, de los bienes materiales, mas bien éxito en la vida)

El primer principio para llevar una vida exitosa es saber qué es lo que quieres lograr de ella, saber hacia dónde te diriges, conocer tus herramientas personales (fortalezas), saber tu sistema de valores y entonces, fijar tus metas de acuerdo con eso.

Probablemente me has de decir, “oye David, pero como un niño de cinco años va a saber de la vida” y si concuerdo con eso, si tu le preguntas a un niño que quiere ser de grande, probablemente te responderá ser un astronauta, una doctora médica y si, esa clase de respuesta es lo que quisiera ser en ese momento si fuera adulto.

Te está diciendo, con base en su entendimiento de la vida de cinco años, lo que él valora y considera importante. No puede decirte lo que valorará cuando sea más grande. No tiene manera de saber lo que sentirá que es importante y significativo en ese momento.

El Plan:

Ahora bien Dios no solamente creó al ser humano y nos dejó para que encontráramos las respuestas. Dios nos dio una guía clara, definitiva y exacta, con instrucciones específicas de cómo vivir nuestra vida y las razones principales para ello. La llave del éxito es abrir ese libro, estudiar sus palabras de verdad y moldear nuestras vidas de acuerdo con ello.

Deja una respuesta