¿Sientes que no logras mucho?

Todos lo hemos vivido y el objetivo es mantener el enfoque y estar motivado para trabajar en ellas.

Trata de establecer metas SMART (específicas, medibles, alcanzables, relevantes y temporales) para que puedas ver progreso y sentir una sensación de logro.

  1. Haz una lista de tareas. Una vez que hayas establecido tus metas, crea una lista de tareas diarias o semanales para ayudarte a alcanzarlas. Esto te ayudará a mantener el control y a no olvidar ninguna tarea importante.
  2. Establece un horario de trabajo. Determina un tiempo específico del día para trabajar en tus tareas y cumple con él. Esto te ayudará a mantener el enfoque y a evitar la tentación de posponer tareas.
  3. Elimina distracciones. Desconecta tus notificaciones de redes sociales y apaga tu teléfono móvil mientras trabajas. Trabaja en un lugar tranquilo y sin distracciones para poder concentrarte mejor.
  4. Recompénsate a ti mismo. Cuando completes una tarea importante o alcances una meta, recompénsate a ti mismo con algo que te guste, como una comida o una actividad divertida. Esto te ayudará a motivarte y a mantener el enfoque.

En resumen, la procrastinación puede ser un problema difícil de superar, pero con metas claras, una lista de tareas y un horario de trabajo estructurado, puedes minimizarla y mejorar tu productividad. Elimina las distracciones y recompénsate a ti mismo por tus logros para mantener la motivación y el enfoque.

Mis mejores deseos, David Quiza

Deja una respuesta