5 lecciones de vida del ex Navy SEAL que me motivaron y que pueden ayudarte a cambiar tu vida.

David Goggins creció en un hogar con un padre que constantemente lo golpeaba de forma brutal y que casi lo mata a él y a su madre. Tras escaparse, vivieron en la pobreza y sufrieron una tragedia tras otra. En su juventud, Goggins estaba tan traumatizado que cayó en la depresión, su vida no tenía ningún rumbo y estaba terriblemente obeso.

Pero un día vio un comercial de los Navy SEAL y decidió que estaba cansado de vivir de esa manera. Él iba a recobrar el control de su vida, convertirse en un SEAL, y dar vuelta todo. Quería luchar por su vida.

Goggins bajó 48 kilos en dos meses para responder a los requerimientos y poder enrolarse en los SEAL. Una vez que lo logró, se convirtió en el SEAL de mejor desempeño de su cohorte y, finalmente, en uno de los SEAL más destacados de todos los tiempos. Pero no se detuvo allí.

Desde entonces, ha completado más de 60 ultra-maratones, hizo 4.030 pull-ups (dominadas o flexiones) en 24 horas, batiendo el récord mundial previo de Guinness, y se convirtió en un requerido orador. Su libro de memorias del 2018, No me puedes lastimar fue un éxito de ventas.

El libro nos permite entender qué pasaba dentro de la mente de Goggins en cada etapa de su vida. Es una mirada cruda y honesta a lo que hace falta para seguir adelante a pesar del dolor, ver la luz al otro lado del túnel y salir más fuerte que nunca. Es un libro que cambiará tu vida y te motivará para seguir tus objetivos, sin importar dónde te encuentres en la vida.

Aquí hay cinco lecciones de vida de David Goggins que para mí son fundamentales. Si las tomas en serio, pueden llegar a transformar tu vida por completo.

1 – El sufrimiento tiene un propósito
Una enseñanza clásica judía es que todo lo que nos sucede es para bien, incluso si no sabemos qué es lo que realmente implica ese “bien”. El sufrimiento y el dolor pueden presentar una oportunidad para crecer. Si bien puedes tomarte un tiempo para cuidarte a ti mismo, no dejes que el sufrimiento te convierta en una víctima perpetua. Puedes usarlo para fortalecer tu alma, que es exactamente lo que hizo Goggins.

Cuando estaba en la semana infernal en los Navy SEAL y corriendo ultra maratones, Goggins sufrió dolores físicos insoportables. Él “apagó” la parte de su cerebro que le decía que se detuviera, y siguió adelante hasta alcanzar sus metas. “El dolor abre una puerta secreta en la mente, una que conduce tanto al máximo rendimiento como a un bello silencio”, escribió.

Goggins no habla sólo del dolor físico, sino que también está hablando del dolor emocional y mental, que también puede conquistarse con mucho trabajo.

“¡En la vida todo es un juego mental! Cuando nos vemos arrastrados por los dramas de la vida, grandes y pequeños, olvidamos que no importa cuán terrible llegue a ser el dolor, no importa cuán insoportable sea la tortura, todas las cosas malas finalmente terminan”.

2 – No sentirse demasiado cómodo
No estés satisfecho con el lugar en donde te encuentras en la vida. Cuando lo haces, dejas de crecer. Te vuelves complaciente y careces de propósito. Cada persona fue puesta en esta tierra para lograr una misión singular, y tu trabajo no está terminado hasta que no termina tu vida.

Quedarse donde es acogedor y cómodo impide tu crecimiento. Goggins escribe: “Corres el riesgo de vivir una vida tan cómoda y suave que puedes llegar a morir sin haberte dado cuenta de cuál era tu verdadero potencial”.

3 – No hay una solución rápida
“Nuestra cultura busca las soluciones rápidas, el truco de la vida, la eficiencia. Todos están buscando ese algoritmo de acción simple que genera el máximo beneficio con la mínima cantidad de esfuerzo”.

No es sorprendente que por la televisión publiciten tantas píldoras para adelgazar. En vez de comer correctamente, dormir bien y hacer ejercicio, la gente sólo desea tomar una píldora y ver que desaparecen los kilos de su cuerpo.

En vez de esforzarse día tras día para ganar una audiencia, la gente espera de alguna manera volverse viral y cambiar instantáneamente sus vidas de la noche a la mañana.

Incluso si algo te llega fácilmente, eso puede terminar teniendo un impacto negativo en tu vida. Piensa en todos aquellos que se ganaron la lotería y cuyas vidas terminaron arruinadas una vez que se volvieron ricos.

La vida no tiene que ser fácil. No hay atajos para el éxito. Se supone que debemos trabajar duro para lograr nuestros objetivos. Entonces, el éxito será mucho más dulce.

4 – Reconoce tus pequeños logros
Cada día repasa lo que has logrado y enfócate en las cosas pequeñas. Las cosas no cambiarán drásticamente de la noche a la mañana. Hace falta dar muchos pasos pequeños para llegar adonde quieres estar y convertirte en la persona que debes ser.

“Todos necesitamos chispas, pequeños logros en nuestra vida para alimentar los logros mayores”, escribe Goggins. “Piensa en los logros pequeños como si se tratara de encender una fogata. Para hacerlo, no comienzas encendiendo un gran leño. Recoges un poco de hierba seca, una pila de heno. Enciendes eso y luego agregas palos pequeños y palos más grandes antes de alimentar el fuego con un gran tronco. Porque las chispas pequeñas que inician pequeños incendios, son las que eventualmente generarán suficiente calor para quemar todo el bosque”.

5 – No dejes que las voces negativas te detengan
Siempre hay personas que tratarán de hacerte caer, especialmente cuando haces algo bueno. Apégate a tu camino y no dejes que nadie se interponga.

“Vivimos en un mundo de mucha inseguridad, con muchas personas envidiosas. Algunas de ellas son tus mejores amigos. Tus propios parientes. El fracaso los aterroriza. Pero también los asusta el éxito. Porque cuando trascendemos lo que una vez pensamos que era posible, cuando vamos más allá de nuestros límites y nos volvemos más grandes, nuestra luz refleja todas las murallas que ellos han construido a su alrededor”.

Goggins continúa diciendo: “Tu luz les permite ver los contornos de sus propias prisiones, de sus propias limitaciones autoimpuestas. Pero si realmente son las grandes personas que tú siempre pensaste que eran, sus celos evolucionarán y muy pronto su imaginación podrá saltar esa cerca, y entonces será su turno de cambiar y mejorar”.

fuente. Internet.

Deja una respuesta